Ogíjares disfrutará de agua de mucha más calidad para el consumo humano. Hasta ahora, los habitantes del municipio recibían el líquido elemento en sus hogares por medio de dos pozos de propiedad municipal, pero a partir de ahora consumirán la misma agua que se consume en Granada, merced a un convenio de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) con Emasagra y esta, a su vez, con el Ayuntamiento de Granada y con los que forman parte del Consorcio de Sierra Nevada-Vega Sur, entre los que se encuentra el Ayuntamiento de Ogíjares.

Este convenio dicta que el llamado canal de Loaysa se incorpore al sistema de abastecimiento de agua, tanto de la ciudad de Granada como de los municipios pertenecientes al citado consorcio.

Así, la CHG ha cedido a Emasagra el uso del Canal de Loaysa para el abastecimiento de agua procedente de los embalses de Quéntar y Canales a los más de 385.000 habitantes que componen los municipios de Granada, Alhendín, Armilla, Cájar, Cenes de la Vega, Churriana de la Vega, Cúllar Vega, Gójar, Huétor Vega, La Zubia, Las Gabias, Ogíjares, Otura, Pinos Genil y Pulianas.

Será el Ayuntamiento de Granada, que ha recibido esta mañana el proyecto de adecuación del canal de Loaysa, una vez finalizada la obra, quien se encargue de su mantenimiento, conservación y vigilancia, por lo que oficialmente dicha infraestructura podrá entrar en servicio.

Con todo ello, a partir de ahora la conexión del sistema de conducción de Ogíjares con este canal supondrá que el agua para todos los hogares de la localidad sea la misma que se consume en Granada, lo que redundará de forma beneficiosa en todos los ciudadanos cachurros. Esto significa que ya no harán falta descalcificadores ni otros instrumentos para colocar en los hogares del municipio, así como el ahorro que supondrá para aquellos ciudadanos que compran el agua embotellada, algo que no necesitarán a partir de ahora por la excelente calidad del líquido elemento que tendrán en sus casas.

El Canal de Loaysa fue construido en 1998 por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir con el fin de dar suministro para riego a las comunidades de Dílar y Monachil. Sin embargo, el desarrollo urbano de la zona y la obligación del pago de la tarifa sobre las infraestructuras motivaron que ni siquiera se llegara a utilizar. La comarca de la Vega de Granada ha pasado en los últimos 20 años de ser un ambiente típicamente rural a convertirse en un núcleo de aglomeración urbana articulada en torno a la ciudad de Granada.

En el año 2013, y con el objetivo de dar rentabilidad social al canal de Loaysa, el Organismo de cuenca encargó la redacción del proyecto de acondicionamiento de esta infraestructura para uso de abastecimiento urbano. Este proyecto, que ha tenido una inversión total de 3,7 millones de euros, se enmarcó dentro del convenio de colaboración entre la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y la Empresa de Aguas de Granada (Emasagra), por el cual el Organismo de cuenca asumía el 80 por ciento de la financiación, a través de los fondos FEDER, y Emasagra se haría cargo del 20 por ciento restante.

Esta actuación ha permitido no sólo adaptar la infraestructura ya existente al transporte y almacenamiento de agua potable, sino que además permite ampliar la capacidad de almacenamiento del sistema en 100.000 metros cúbicos, lo que incrementa las garantías de suministro para una población de 385.000 habitantes residentes en Granada capital y 14 municipios de su área metropolitana.

Cabe recordar que hasta ahora el sistema de abastecimiento de Granada y su área metropolitana contaba con tres fuentes de suministro (los embalses de Quéntar y Canales, con muy buena calidad del agua, y los sondeos de emergencia y los propios sondeos de los municipios que, además de ofrecer menor calidad suponían un elevado consumo energético por el bombeo de agua subterránea). Todo ello dificultaba a Emasagra la gestión del suministro por el elevado número de sondeos (56) y de depósitos (63).

Por todo ello, se decidió llevar a cabo la actuación sobre el canal de Loaysa y ahora la CHG ha adaptado el depósito del canal a las prescripciones técnicas de agua potable, tales como su revestimiento interior, la impermeabilización de la cubierta, la disposición de nueva conducción de entrada y salida, la instalación de placas de recirculación interna y detectores de niveles de agua y cloración, así como el control y telecontrol de válvulas en las conducciones.

Este depósito, que cuenta con una capacidad de almacenamiento de 100.000 metros cúbicos de agua, duplica la de los 63 depósitos existentes en la actualidad, que sólo pueden guardar, en total, 47.843 metros cúbicos. Además, la conexión del depósito con la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) otorga mayor flexibilidad al sistema de abastecimiento, ya que permitirá la reversibilidad, por lo que el depósito estará disponible para Granada capital y el resto de municipios del área metropolitana. También quedará conectado dicho depósito con los sondeos de emergencia, lo que permite una mayor garantía de suministro de agua para el abastecimiento de la población.