multicines

 Qué triste sentimiento el que me alberga ahora, añoranza de un tiempo mejor que se fue. Tú, que si pudieras hablar podrías escribir millones de libros de amor. Tú, que has hecho feliz a tantos granadinos con el arte que proyectabas, que has visto y nos has hecho sentir el miedo y la risa, la agonía y la ternura, la fantasía y el drama,…Tú, que has sido testigo de declaraciones de amor y de pedidas de mano, de besos robados y provocados, del primer beso y de la primera caricia. Tú, que has visto cómo creíamos en la magia que emitías, que has visto como crecíamos y seguíamos creyendo en ella. Tú, cine de mi juventud, que tanto has hecho por la cultura de Granada, me has hecho feliz por última vez.

Ahora que todo ha concluido para ti, ahora que has proyectado la última película, rememoro la última vez que voy a tu encuentro, detalle por detalle, para retenerla en mi memoria, para no olvidarme nunca de ti. Ahora, recorro una vez más Buen Suceso y, como si de un augurio se tratara, veo varios locales en los que se cuelga el cartel de “Se traspasa” o “Se vende”, esos en los que un su día entré a comprarme una bolsa de pipas, o me paré en su escaparate para admirar con deseo el traje que llevaba el maniquí.

 Ya veo tus escalinatas, esos escalones que lo mismo servían para descansar como de punto de encuentro con los amigos. ¡El vello se me eriza! ¡Qué recuerdos me traen a la memoria! Recuerdos de colas interminables, de espera impaciente por ver el estreno del momento. Y a la salida, más de una vez hemos estado a punto de rodar por ellas para salir corriendo a tomarnos un refresco en la cafetería de enfrente antes de que fuera demasiado tarde y perdiéramos el autobús.

Ahora, sobre el último escalón te observo por última vez y soy testigo de cómo se cierran las sombras y las luces que durante casi treinta años proyectabas.

En tu interior se puede mascar el silencio.

Sobre ti se borda un aciago destino.