sexualidad en adolescencia

La Concejalía de Igualdad y Educación de Ogíjares ofrece una charla a los alumnos de 4º del IES Blas Infante sobre prevención de la violencia sexual y del embarazo

 

A pesar de estar en la era de la comunicación, con un fácil acceso a cantidades ingentes de información, sobre todo a través de internet, la existencia de páginas web con contenidos poco fiables, el concepto de tabú que aún rodea al sexo y la imagen equivocada que difunden los medios de comunicación y la publicidad provocan que los jóvenes todavía asuman como ciertas algunas falsas creencias y mitos sobre las relaciones sexuales, que pueden derivar en embarazos, enfermedades de transmisión sexual o incluso violencia consentida.

Para aclarar algunas de las dudas más frecuentes de los adolescentes y transmitir las características de una relación sexual sana en la pubertad, la Concejalía de Igualdad y Educación del Ayuntamiento de Ogíjares ofreció el pasado jueves 16 de abril, una interesante y participativa charla sobre ‘Prevención de la violencia sexual y del embarazo en la adolescencia’, impartida por la psicóloga municipal, Yolanda Hijano, y dirigida al alumnado de 4º de la ESO del IES Blas Infante.

La experta comenzó la actividad explicando a los estudiantes los cambios a nivel físico y psíquico que se producen en la adolescencia, y que la convierten en una de las etapas más difíciles de la vida, cuando empieza a surgir un interés por el atractivo físico propio y de otras personas, se afianzan las relaciones interpersonales, nace el impulso sexual y la búsqueda del placer y los jóvenes comienzan a expresarse a través de los sentimientos.

Ahora bien, Hijano insistió en que la pubertad es un proceso, con una evolución paulatina. La televisión, los medios de comunicación, la publicidad y algunos fenómenos como el de 50 sombras de Grey enseñan una sexualidad errónea, donde el hombre ejerce un papel dominante, la mujer se presenta como un mero objeto, se manipula a los jóvenes para que consuman pornografía, despojada de emociones y afecto, o el sadomasoquismo se equipara a la libertad de la mujer. “Nos quieren hacer creer que las relaciones sexuales son sólo el coito y, ése es el gran problema de los adolescentes, que están convencidos de que éste es el objetivo final e indispensable, saltándose gran parte de las fases de la sexualidad que se deberían experimentar en estas edades, generando en ocasiones una iniciación en el sexo inadecuada con experiencias no gratas”, aseguró la psicóloga.

Como consecuencia de esta fuerte presión social hacia el sexo, sumada a la desinformación de los jóvenes, aparecen las consecuencias negativas: embarazos, ETS o violencia. Por ello, la ponente recordó a los alumnos que deben trabajar en su capacidad de decir “no”, de llegar hasta donde se sientan preparados, de no forzar a sus parejas a hacer lo que no quieren bajo chantajes emocionales, comparaciones o castigos, y de buscar información fiable.

Asimismo, la charla concluyó resolviendo algunas de las dudas más frecuentes en esta materia en los jóvenes, como las falsas creencias de que los preservativos restan placer, que durante la menstruación, si no hay orgasmo, si es la primera vez o si se interrumpe el coito no hay riesgo de embarazo, que los condones pueden usarse varias veces, que hacer lavados con vinagre o limón tras el coito u orinar evitan el embarazo o que el consumo de la píldora anticonceptiva protege de las ETS.