Saltear al contenido principal
Menú
Ogíjares Celebra Uno De Los Mejores Festivales De Cante De Los últimos Años

Ogíjares celebra uno de los mejores festivales de Cante de los últimos años

Alrededor de 1.500 personas acudieron a la velada flamenca, donde cantaores y guitarristas ofrecieron un imponente recital

 

El Parque San Sebastián de Ogíjares acogió el pasado 14 de septiembre el trigésimo cuarto Festival de Cante de la localidad, una de las ediciones que será recordada por los alrededor de 1.500 aficionados al flamenco que asistieron a la velada como una de las mejores de los últimos años, gracias al buen hacer de todo elenco de artistas. El público quedó entusiasmado por la calidad del recital y aguantó hasta las 4:30 de la madrugada, hora en la que finalizó la velada dejando muy satisfecha a la organización, formada por el Ayuntamiento de Ogíjares y la peña flamenca Eva Yerbabuena, y mucho trabajo por delante para mantener el magnífico nivel en próximos festivales.

 Sabor granadino para abrir la noche con el cante de Manuel Palma, el Zahoreño y el toque de Manuel Carvajal, encargados del arduo trabajo de caldear el ambiente. Lo consiguieron, y dejaron el escenario preparado para la voz flamenca y festiva de la catalana Montse Cortés, que incluso se asoció con el público en el palmeo en varias ocasiones.

 La entrega de los asistentes fue a más conforme pasaban las horas y el cante de Julián Estrada fue merecedor de los vítores del público. De hecho, el cordobés realizó dos bis con fandangos a capela que levantaron al respetable de sus asientos. Estrada estuvo acompañado a la guitarra por Manuel Silveria, uno de los grandes del toque, que se marcó varios imponentes solos, dejando enmudecido el recinto. En este sentido, hay que destacar el trabajo de los guitarristas (Manuel Silveria, Manuel Carvajal, Paco Cortés y Paco Heredia) que robaron protagonismo en algunas ocasiones a los propios cantaores.

Montse Cortés La bailaora motrileña Conchi Maya cambió de tercio a mitad de la velada, con un espectáculo de baile lleno de energía que consiguió atrapar al público hasta el final de la noche, en la que el gaditano Antonio Reyes demostró por qué su cante representa el pasado, el presente y el futuro del flamenco, y el granadino Luis Heredia, el Polaco, acompañado con piano, puso la guinda a una velada redonda con su soberbia interpretación de ‘La Estrellla’, de Enrique Morente.

 “Un referente a nivel nacional y andaluz del cante jondo, con 34 años a sus espaldas, con un cartel de alta calidad ajustado en su presupuesto y flamenco hasta altas horas de la madrugada”. Así definió el Festival de Cante el alcalde de Ogíjares, Francisco Plata, durante la presentación del mismo el pasado mes de julio. Hoy se puede decir que la trigésimo cuarta edición ha cumplido con creces las expectativas, convirtiéndose en una de las memorables. 

Reseña de los artistas

Luis Heredia, el Polaco

 Luis Heredia Fernández, de nombre artístico ‘El Polaco’, nace en Granada en 1950 y es considerado, después de Enrique Morente, el cantaor más reconocido de esta ciudad. Comienza su carrera como cantaor en las Cuevas del Sacromonte, de la mano de su hermano El Tirili, y a los 21 años deja la venta de lotería para dedicarse de lleno al flamenco, llegando a contar con su propia zambra. En los años setenta, frecuenta la peña La Platería y empieza a tratar con los palos más puros, iniciando también su participación en concursos de cante. Su fama viene avalada por numerosos galardones de prestigio, como dos primeros premios de la peña La Platería de Granada y el primer puesto del I Concurso de Cante de la Confederación Andaluza de Peñas Flamencas en 1990, el espaldarazo definitivo a su carrera. Desde entonces se mantiene en el candelero flamenco y ha sabido mantenerse en los puestos altos del escalafón, gracias a unas capacidades artísticas que aúnan sentido del ritmo, la métrica y el compás, conocimiento de los cantes puros, una voz laína y poderosa y gran profesionalidad encima de un escenario. Hoy, El Polaco, en plena madurez artística y con varias entregas discográficas en el mercado, es un cantaor hecho que tiene su público y al que se entrega sin condiciones en cada actuación.

Julián Estrada

 Antonio Julián Estrada Gálvez nace en Puente Genil (Córdoba) en 1968 y desde muy niño comienza con su afición al flamenco, tomando clases de guitarra. Su debut llega pronto, a los 14 años, sobre el escenario del Festival Flamenco de Cordobilla con motivo de las Fiestas de San Isidro, actuación a la que le siguen otras tantas en peñas y veladas flamencas. La obtención del primer premio en el concurso de Puente Genil le permite participar en el prestigioso Festival de Cante Grande de esta localidad, lo que le abre las puertas para un devenir de recitales por Andalucía y España, compartiendo cartel con las máximas figuras del flamenco. Dos premios Nacionales de Cante en el Concurso Nacional de Córdoba, insignias de Oro de diferentes instituciones y dos peñas con su nombre se suman a su carrera a pesar de su juventud. También tiene ya en su haber tres grabaciones discográficas. Se ha dicho de él que es cantaor largo y profundo, que levanta al úublico con su voz grande y poderosa, pero al mismo tiempo llena de sensibilidad.

Montse Cortés

Montserrat Cortés Fernández (Barcelona, 1963) crece en el barrio de La Mina de San Adrián de Besós y empieza a cantar en los tablaos barceloneses y acompañando al baile, donde Antonio Canales la descubre y la incorpora a su compañía, en la que está durante cinco años hasta que graba su primer disco en solitario (‘Alabanza’, 2000), con el que es nominada a los Grammy Latinos, al que le sigue su segundo LP, ‘La rosa blanca’, en 2004. Entre otros, ha compartido escenario con La Paquera de Jerez, ha cantado para bailaores como Sara Baras, Juan de Juan o Joaquín Cortés y ha acompañado al gran guitarrista Paco de Lucía. Esta cantaora de origen gitano y catalana es una de las artistas jóvenes más reputadas dentro del panorama flamenco actual.

Antonio Reyes

Antonio Reyes Montoya es un cantaor gitano nacido en Chiclana de la Frontera (Cádiz) en 1976, en el seno de una buena dinastía flamenca entre las que se encuentra artistas como Roque Montoya Jarrito o Panseguito. En 1982, con sólo 6 años de edad, debuta en la localidad malagueña de Ojén y continúa con esporádicas intervenciones hasta que un año más tarde participa en los Jueves Flamencos que organiza el guitarrista Manuel Morao, lo que le lleva a ofrecer sus primeros recitales por las peñas gaditanas como un precoz cantaor. Con 12 años se hace acreedor del primer premio del Concurso de Mijas (Málaga) en la modalidad de Jóvenes y un año más tarde es finalista en el prestigioso Concurso de Cante Jondo Antonio Mairena. En 1991, y de la mano del guitarrista cordobés Paco Peña, realiza numerosas giras con los espectáculos ‘Arte y Pasión’ y ‘Misa Flamenca’ por Europa y Norteamérica. En 1998 actúa durante tres semanas en el Círculo de Bellas Arte de Madrid, con artistas de la talla de Antonio Canales, Ramón el Portugués, El Indio Gitano o Guadiana; en el 2000 obtiene el primer premio del Memorial Camarón de la Isla; y en el 2001 recoge el segundo Premio de la Confederación de Peñas Flamencas de Andalucía, el premio Antonio Mairena y el premio Manolo Caracol en el prestigioso Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba. Estos últimos reconocimientos constituyen, sin duda, la consolidación de Antonio Reyes como uno de los más serios talentos del panorama flamenco actual y es solicitado por los mas importantes festivales de Andalucía.

Manuel Palma, el Zahoreño

Manuel Palma González, cantaor payo, más conocido en el mundo artístico con el nombre de El Zahoreño, nace en Granada en 1972, iniciándose en el mundo del flamenco desde muy temprana edad a través del estudio de los artistas más puros, como La Niña de los Peines, Tomás Pavón o Manuel Vallejo. Ha actuado con un numeroso elenco de artistas flamencos, compartiendo cartel con figuras de la talla de Calixto Sánchez, Carmen Linares, El Cabrero o José Menese, y ha pasado por las principales peñas flamencas, tanto de Granada como el resto de Andalucía. Con voz laína y potente, su timbre de voz y flamencura lo sitúan como uno de los jóvenes valores del cante granadino actual.

Manuel Carvajal

Manuel Carvajal Ramos, nace el 2 de febrero de 1959 en la localidad granadina de Moraleda de Zafayona y se inicia en la guitarra flamenca con Norberto Peña. Trasladado a Mallorca con 8 años, ingresa en guitarra clásica en el Conservatorio Superior de Palma y continúa sus estudios en guitarra flamenca con el gran maestro Diego Blanco. Su primer concierto lo da a los 14 años y después se traslada a Barcelona, donde arranca su carrera profesional en peñas y tablaos, acompañando a cantaores de la tala de Perlita de Huelva, Juanito Maravilla, Juan de la Bara o José de la Tomasa. En 1982 inicia una nueva etapa musical con Ana Reverte y en 1988 acompaña en una grabación al cantaor Duquende.

Paco Cortés

Paco Cortés Urbano, guitarrista flamenco payo, reconocido internacionalmente con el nombre artístico de Paco Cortés, nace en Granada en el año de 1957. Comienza su carrera siendo todavía un niño, formándose a la par que trabaja en las zambras del Sacromonte granadino, barrio en el que crece bebiendo las fuentes del flamenco en el propio ámbito familiar. A los catorce años de edad comienza a trabajar en giras internacionales, acompañando para bailar a Mario Maya y otro artista de relieve. Participa en diferentes espectáculos y lugares importantes de España, Europa y otros continentes. También ha realizado incursiones en la guitarra flamenca solista, pero en su carrera destaca especialmente la labor realizada como guitarrista para cantar, siendo solicitado por los artistas que precisan de un estilo puro y clásico, a la par que el dominio de las nuevas técnicas.

Manuel Silveria

Manuel Silveria Fernández nace en Córdoba en 1966 y ya a los trece años empieza a sentir la afición por la guitarra flamenca, hasta el extremo de ver compensados sus esfuerzos pocos años después, codeándose con sus compañeros de profesión. En 1982 se inicia en la tarea de consolidar la estructura de los estilos, dar entrada y salida a los cantes y cerrar los distintos tercios en el acompañamiento. Para Manuel Silveria, la improvisación es casi continua, lo cual es causa esencial de la riqueza expresiva de su guitarra flamenca. Considerado por todo el mundo como uno de los grandes genios actuales en la guitarra de acompañamiento, antes de cumplir los veinte años de edad Silveria ya participa en numerosos festivales y en cursos, en los que actúa como guitarrista oficial. Interviene en grabaciones con varios cantaores y con grupos en diversas modalidades, pero siempre relacionadas con el flamenco. A pesar de su corta carrera, su currículo es bastante extenso: ha participado en numerosos festivales, acompañando a las primeras figuras.

Paco Heredia

 Paco Heredia (Barcelona 1979 ), desciende de una familia de guitarristas. A la edad de 3 años toca su primera guitarra, a la que describe como parte fundamental de su vida. Recibe una formación tradicional desde su infancia y a los 14 años continúa sus estudios en el Liceo de Barcelona, donde destaca por sus dotes y cualificación. Compagina sus estudios con actuaciones por tablaos barceloneses y extranjeros y, a pesar de su juventud, destaca por reunir en su toque el brillo y la pureza. Paco Heredia también explora su faceta como compositor y aparece con frecuencia en televisión, teatro y conciertos, lo que lo sitúan constantemente en el panorama flamenco nacional.

Conchi Maya

Nacida en Motril, fue descubierta por Lola Flores, que se la llevó a Madrid. Ha bailado con Joaquín Cortés y, después, acompañó a Mario Maya, para pasar a ser primera bailarina de la compañía de Antonio Gades. Actualmente, a sus 28 años, baila con su propio grupo.

Juan Ortega

Flamencólogo y profesor de Puente Genil, tiene un programa de radio y se dedica a la presentación de eventos flamencos y festivales de cante, siendo un asiduo de las veladas flamencas más importantes de Andalucía.

Visita la galería fotográfica 

Volver arriba