Saltear al contenido principal
Menú
“El Formato Digital Te Da Una Gran Satisfacción Porque La Gente Te Lee Y Además Opina”

“El formato digital te da una gran satisfacción porque la gente te lee y además opina”

 Dice el dicho popular que querer es poder y Purificación Estarli es el claro ejemplo de ello. Amante de las letras desde su infancia hace tres años se lanzó a la aventura de escribir y ante la falta de un compañero editorial de viaje, esta vecina de Ogíjares de 41 años subió sola a la nave, una nave llamada nuevas tecnologías. Estarli ha conseguido poner a sus servicio las posibilidades que ofrecen las plataformas digitales y su primera novela, El secreto de Las Margaritas, ha alcanzado el puesto número 8 en ventas en la tienda de e-books Amazon y se mantiene en el top 100 de la web. Todo un éxito si se tiene en cuenta que esta plataforma contiene más de 33.000 título sólo en España. Licenciada en Biología, nacida en Armilla y residente en Ogíjares desde hace 7 años, la escritora seguirá aportando una escritura ágil, sencilla y amena a la literatura para regocijo de sus lectores.

-Aparece en el mundo de la novela con El secreto de Las Margaritas. ¿Qué se va a encontrar el lector en este libro?

-El libro lo escribí hace tres años. Es una novela romántica de ficción contemporánea con la homosexualidad encubierta y la doble vida como argumento. Se trata de la historia de una pareja: Nuria, que es abogada, y Álvaro, cirujano. Ella se da cuenta de que el matrimonio no va bien porque él no le hace caso y se entera de que Álvaro tiene una relación con otro hombre y ella también encuentra a otra persona durante el desarrollo del libro, así que también habla de segundas oportunidades y del amor, que es un tema fundamental para la novela.

-¿Esta doble vida es el secreto de Las Margaritas?

-Las Margaritas es la casa donde ellos viven, una casa grande de los padres de Álvaro, donde habitan los malos tratos psíquicos. Éste es el secreto que guarda la casa, aunque hay mucha gente que se pensaba por el título que era un tratado de botánica… (risas).

-Mucho de este oscurantismo se intuye ya con la portada…

-Sí, la máscara veneciana esconde mucho de la historia, de ese engaño, de la doble vida y los sentimientos encubiertos, que no se descubren hasta que no se quita la careta.

El secreto de Las Margaritas es una historia sobre el miedo al qué dirán. ¿Podemos hablar de una crítica a la sociedad, a los patrones establecidos?

-En la presentación del libro dejé claro que no es una novela contra los gays, sino todo lo contrario, porque intenta servir para darse cuenta de que existen otras opciones y ese sentimiento de empatía, de entender a otros personas y ponerse en su lugar, es muy necesario. Se puede ver como una crítica a que todos tenemos derecho a una opción sexual y debemos respetarla y, para ello, hay que partir de una buena educación desde pequeños, para aceptar a cada uno como es.

-¿Cómo ha transcurrido este salto a la novela? ¿Cómo surge esta obra?

-La verdad es que cuando empiezo a escribir me aparece una historia en la mente y conforme voy desarrollándola van surgiendo ideas nuevas. Con El secreto de Las Margaritas era la primera vez que escribía y me daba miedo a que la gente incluso supiera que estaba haciéndolo, pero ha llegado a estar como número 8 de ventas en Amazon. Después me llamaron de la Feria del Libro de Granada e hice una edición impresa pero autoeditada.

-¿Y qué sintió en la presentación de su novela en la Feria del Libro de Granada?

-Fue toda una experiencia. Era la primera vez que hablaba en público a personas adultas y esa sensación de que te escuchan…Fue muy emocionante. Me sentí además muy arropada por Acento Comunicación y, en general, muy bien, muy satisfecha.

-¿Ha repercutido en su carrera que El secreto de Las Margaritas entrara en la programación oficial de la Feria del Libro?

-Beneficio económico no he visto, pero sí me he dado a conocer a mucha gente y la versión impresa sí que se ha vendido muy bien, aunque esperaba que alguna editorial se hiciera cargo, pero todavía no ha podido ser.

-Además de este libro, también cuenta con varios relatos y un libro infantil, como es Miguelito Cabeza Carbonilla. ¿Qué le ha supuesto mayor esfuerzo o dificultad?

-Es más complicado el relato, porque en la novela desarrollas una historia, la vida de alguien y tienes más espacio para narrar, pero el relato tiene que ser muy conciso y puedes desarrollar una idea, una historia, pero debes dejar abierto el final para que el lector pueda decidir y sacar sus propias conclusiones. De hecho, la novela fue lo primero que escribí; después he realizado varios relatos, como El surfista, que también está en Amazon, y que quiero reunir en un libro, y el libro infantil.

-¿Y de dónde surge este interés por la literatura?

-Decía un autor inglés que quien lee mucho de niño terminará queriendo escribir en algún momento y yo lo he seguido al pie de la letra. Siempre he sido una gran lectora y ahora también estoy escribiendo.

¿Tiene ya algún nuevo proyecto en mente?

-Tengo una nueva novela histórica, sobre los años de la dictadura de Primo de Rivera y la Guerra Civil. Trata la historia de una familia que vive entre Guájar Faragüit y Armilla y, aunque es ficción, hay muchas anécdotas reales que me han contando personas mayores y cuenta esos años tan interesantes que pasaron las personas de la zona.

-¿Nos puede adelantar el título?

-Sí, Las arrugas del tiempo.

-¿Se puede vivir de la literatura?

-Creo que no. Yo lo tengo en Anmazon y esa satisfacción de que te lean es muy grande, pero no se puede vivir de la literatura, salvo que sea un best-seller con una editorial grandísima detrás. Por ahora, para todo lo que me da es para tomarme unas cervezas.

-Aún sin ese respaldo editorial, ha conseguido encontrar una fórmula para sacar sus novelas al mercado. ¿Cómo afectan las nuevas tecnologías y plataformas digitales al mundo de la tradicional letra impresa?

-El formato digital te da una gran satisfacción porque la gente te lee y además opina sobre la obra. Es lo que me hace seguir adelante , porque me han rechazado muchas editoriales. Eso sí, todavía no es tarde y seguiré trabajando en ello. Los dos formatos pueden coexistir. El formato digital es fundamental y ya no es el futuro, es el presente, y hay que montarse en el tren. Esto también sirve para las editoriales. Yo desde luego, no voy a dejar de escribir y se se me da la opción de publicar pues la tomaré.

Volver arriba