0 1164

La Policía Local de Ogíjares ha recibido con gran satisfacción la sentencia condenatoria del Juzgado de lo Penal nº 5 de Granada relativa a la acusación presentada parte del Ministerio Fiscal y tres agentes municipales contra J.M.S.G. por los hechos acaecidos durante las Fiestas Populares del municipio en la madrugada del 10 de septiembre de 2011, después de que la denuncia de lesiones del joven contra los agentes fuese también sobreseída previamente.

El juez condena a J.M.S.G. por un delito de atentado, con una pena de un año de prisión con inhabilitación especial para el ejercicio del derecho al sufragio pasivo durante la condena; por tres faltas de lesiones, con una pena de un mes de multa con una cuota diaria de 4 euros por cada una de ellas; y por una falta de daños, con una pena de 20 días de multa con una cuota diaria de 5 euros. Además, el condenado deberá indemnizar a los tres agentes municipales y pagar 396,66 euros -más el interés legal- al Ayuntamiento de Ogíjares y hacerse cargo de las costas procesales de la acusación particular.

“Esta sentencia viene a corroborar lo que los agentes implicados y la Policía Local sostienen desde un principio: que la actuación por parte de los policías fue ejemplar y que las declaraciones del condenado sobre los hechos eran totalmente falsas”, asevera el jefe de la Policía Local, Antonio Joaquín Molina. “Este tipo de conductas lo único que hacen es manchar la imagen de nuestro colectivo y, por eso, nos alegramos enormemente de que la justicia haya confirmado la profesionalidad y diligencia de la actuación policial”, añade.

El escrito establece como hechos probados que J.M.S.G., “muy alterado y agresivo, producto quizá del consumo de alcohol e incluso drogas, afectado por una pelea con su madre que le habría echado de casa y de una pelea previa con otro jóvenes en las cercanías del recinto ferial, llega al mismo en su ciclomotor tratando de acceder por un acceso prohibido y, cuando los agentes de la Policía Local de Ogíjares le dan el alto y le piden que se identifique, J.M.S.G. les insulta, se niega a identificarse, se comporta de un modo agresivo y golpea el espejo retrovisor del vehículo policial hasta dañarlo, le propina un puñetazo a un agente causándole lesiones y, cuando van a detenerle, se resiste y forcejea con otros dos agentes, cayendo los tres al suelo y resultado los agentes lesionados”.

La resolución también recoge que J.M.S.G. mantuvo una “versión confusa de lo ocurrido, tratando de presentarse como víctima, pero sin explicar cómo pudo ser que los agentes sin más, procedieran a agredirle”, mientras que los amigos del acusado presentaron una versión “plena de ambigüedades dudas y contradicciones”, frente a un “testimonio firme y rotundo de hasta seis policías locales”.